30 Preguntas a Mel Gibson para Playboy

traducción periodística del alemán

Written by:

mel-gibson28rv5

Por Rüdiger Sturm para Playboy Alemania.

Traducido por Ignacio Rial-Schies para Playboy Argentina

Se ve como un salvaje. Y con frecuencia también actúa como tal. Hollywood ya lo había descartado. Pero luego de DIEZ AÑOS, Mel Gibson celebra un gran regreso con la película de guerra “Hacksaw Ridge”.

Tanto tiempo sin vernos…

¿Qué puedo decir? Me tomé una pausa.

Podría decirse también que fue una pausa forzada. En el negocio de las películas, por su explosividad, fue una persona no deseada.

Creo, sin embargo, que desde entonces me perdonaron. Hubo colegas como Jodie Foster que me apoyaron. ¡Jodie es totalmente la mejor!

¿Y qué hay de las expresiones antisemitas que aparentemente pronunció borracho?

Fueron infladas por los medios. Siempre tuve una relación bastante buena con la colectividad judía.

¿Entonces usted es mejor persona de lo que todos parecen creer?

Estoy plagado de debilidades y errores. Como cualquiera de nosotros. E intento superar esos errores y tendencias negativas, trabajando constantemente en mí. Es una gran lucha y el mayor esfuerzo de mi vida.

¿Cómo se gana esa lucha?

Decidiéndose por el amor.

¿Ha pasado de ser un luchador a ser un amante?

Lo digo así, para empezar finalmente a hablar de mi nueva película: “Hacksaw Ridge” es un buen ejemplo de cómo se ve una lucha de ese tipo. Esta historia real se trata de un soldado que sacrifica su vida por otras personas. Como médico, se enfrentó a las situaciones más terribles para salvar a otros, tanto camaradas como enemigos.

¿Podría usted hacer lo mismo? ¿Ir a la guerra sin armas porque no quiere matar a nadie?

Quisiera no tener que averiguarlo. Por suerte nunca estuve obligado a hacerlo. Pero me maravilla un hombre así. Por eso se ganó que contáramos su historia.

¿Qué motiva a este héroe?

Lo inspiraba su creencia. Cuando creés en una fuerza superior, podés movilizar fuerzas sobrenaturales dentro tuyo y realizar cosas que un hombre normalmente no podría. En ocho horas sacó 75 heridos de un montículo enorme. Y él mismo no llegaba a pesar 80 kilos.

¿Moviliza usted fuerzas superiores para hacer su trabajo?

Claro. ¡Drogas! (Ríe) Pero en serio. Necesitás creer que podés hacerlo. Tome “Hacksaw Ridge” para la cual tenía solo la mitad del presupuesto que tuve para “Braveheart”, es decir 40 millones de dólares. Para una película así, eso no es nada. A pesar de eso quieren que se vea grandiosa. Hubo días cuando me pregunté: “¿Cómo voy a lograrlo?”

¿Por qué no querían darle más dinero?

Esto no me afecta solo a mí. En producciones independientes, como son las que hago ahora, no se invierte más. Nadie quiere arriesgarse.

Aunque como director de “La pasión de Cristo” filmó una de las producciones independientes más exitosas.

Pero esa fue la excepción. En aquel momento, todos tenían miedo de ese proyecto. No encontrábamos ningún prestamista grande, por eso tuvimos que sacar la película prácticamente solos.

Como cineasta, ¿asume soluciones de compromiso cuando todo tiene que ser más barato?

¡¿Usted qué cree?! Es una verdadera prueba de resistencia cuando tenés que sacar siempre conejos de la galera. Sobre todo cuando ni siquiera tenés una galera. Pero proyecté “Hacksaw Ridge” para un público de prueba y la gente dijo: “¡Wow, se ve como las peículas que se hacían antes!” Hoy, todo está lleno de efectos especiales. Y para las versiones filmográficas de los comics, hay todo el dinero del mundo.

¿Le gusta mirar ese tipo de éxitos de taquilla?

Algunos me gustaron. “Guardians of the Galaxy” fue muy graciosa, igual que la primera “Iron Man”. Otras se repiten todo el tiempo. ¿Cuántas veces tengo que ver “Spiderman”?

A propósito de “Iron Man”: Si Robert Downey Jr. lo convocara como director para la cuarta parte, ¿qué diría?

Sería divertido. Solo se me tendría que ocurrir algo para hacer esa película de una manera original. No quiero repetir nada.

Robert Downey Jr. tuvo que luchar contra las drogas. Usted tuvo que hacerlo contra el alcohol. ¿Tiene razones para mantener la esperanza un ex alcohólico?

Sí, le pondría mi firma a eso. Yo mismo conocí a algunos tipos locos que encontraron cómo subirse al caballo correcto. Aun si tenés un pasado oscuro, siempre podés cambiar.

¿Cómo cambió usted en este tiempo?

Tengo bastante más alquitrán en los pulmones. Pero como dije, creo que me convertí en un mejor hombre. Estoy más maduro.

¿No tiene problemas con envejecer?

Hace poco hice una fiesta por mi cumpleaños de 60. Naturalmente hay momentos donde desearía recuperar mi energía juvenil. Y me dan ataques de nostalgia cuando escucho alguna canción vieja. Pero uno no puede tenerlo todo.

¿En qué momentos le gustaría volver a ser joven?

Cuando me agacho demasiado y me agarra un tirón. Me lastimo con mayor facilidad que antes, aunque siga haciendo ejercicio.

En la pantalla sigue viéndose ágil – como vimos en la película de acción “Blood Father”.

Sí, ahí me di unos buenos golpes. Pero recién hace poco me volví a lastimar el cuello. Y ya no ando en mi Harley, porque mis reflejos ya no son los mismos que antes. Dentro de todo, lo veo así: principios de los 60 son mejores que los 70.

¿Es hoy un mejor actor que antes?

Así espero. Algunos desmejoran. Yo intento simplemente mantener viva la fantasía. De mi cara arrugada no puedo cambiar mucho.

¿Hay algo que le resulte extraño del mundo actual?

Bueno, con Facebook, Twitter y esas cosas no me entiendo. Mis hijos hacen eso, yo no. Mi filosofía es: yo no escribo twitts, prefiero tirarme pedos.

¿Sus hijos tienen algo que ver con el negocio del entretenimiento?

Dos de mis hijos trabajan en el rubro – uno tiene un pequeño papel en “Hacksaw Ridge”, el otro trabaja como técnico de cámara.

Usted tiene ocho hijos. ¿Cuán estresante le resultó ser padre hasta ahora?

Es incomparable con lo que tienen que soportar las madres. Sobre todo mi ex mujer, que crió a siete hijos. Yo fui a lo mejor un ayudante y cuando no, me iba y hacía mis cosas.

¿Todavía le divierte hacer sus cosas?

Absolutamente. Que la gente vaya a ver una película solo porque uno actúa en ella, ya no existe. Pero de cualquier forma, quiero seguir haciendo películas y quizás actuar en una u otra.

¿Le dio escozor cuando vio “Mad Max IV”? Teóricamente todavía podría haber actuado en el papel protagónico.

Hace doce años estuvimos a punto de hacerlo. Después hubo problemas con el presupuesto y con el estudio. De pronto querían yo mismo pusiera personalmente dinero para hacerla. Y en algún momento, todo colapsó.

¿Qué le pareció la nueva “Mad Max”?

¡Cool! En el estreno en Los Ángeles me senté al lado del director George Miller y miré cómo se desplegaban esas imágenes gigantes ante mí. Y la edición – ¡increíble! Visualmente fue mucho más espectacular que las viejas películas. Pero con total sinceridad, hubiera sido demasiado viejo para eso. Antes de la filmación, me junté a almorzar con Tom Hardy…

¿Para darle sus bendiciones?

Claramente. Después de todo, él iba a pagar por la comida.

Si hiciera un resumen de su vida, ¿diría orgullosamente “I did it my way”?

No, nunca, de ninguna manera.

¿Por qué no?

Cuando hago las cosas a mi manera, me meto con frecuencia en problemas serios. Tengo que hacer las cosas distinto.

¿Y cómo?

Para eso tengo que preguntarle a Dios.

 

Dejá una respuesta